0

La delegación del Govern balear que ha asistido a la Cumbre del Clima de París considera que si bien los «términos» de esta cita «suponen un adelanto respecto de los últimos 20 años de conversaciones» son «del todo insuficientes para luchar de forma efectiva contra la amenaza» que supone el cambio climático.

Los directores generales de Educación Ambiental, Calidad Ambiental y Residuos, Sebastià Sansó, y de Energía y Cambio Climático, Joan Groizard, han firmado una declaración junto a delegados de la Comunidad Valenciana y de Navarra en la que califican de insuficientes los planteamientos de la COP21, ha informado el ejecutivo autonómico en un comunicado.

La declaración señala que en estos 11 días se ha trabajado para defender un «acuerdo ambicioso e inclusivo» para evitar las peores consecuencias del cambio climático en el cual, tal como subrayan en el texto, son especialmente vulnerables por sus características geográficas, medioambientales, económicas y sociales.

Añaden que dichos impactos «empiezan a amenazar los recursos hídricos, provocando la acidificación del agua, incrementando los procesos erosivos, la desertización, el incremento del nivel del mar, la pérdida de masas forestales y la alteración de ecosistemas y de las especies que los ocupan».

Los firmantes recuerdan que se buscaba un acuerdo vinculante que recogiera la descarbonización de la economía para 2050, con revisiones periódicas de los objetivos acordados con el fin de limitar el calentamiento global entre 1,5 ºC y 2 ºC sobre los niveles preindustriales de 1880 tal como recomienda la comunidad científica.

Reclaman que los países desarrollados, con una mayor responsabilidad histórica de emisiones de gases de efecto invernadero «tienen que tener una mayor implicación y activar mecanismos de financiación para garantizar una adecuada adaptación» al cambio climático a nivel global.

Consideran que dicha reivindicación no se ha cumplido a la cumbre de París.

Las tres comunidades autónomas firmantes de la declaración se comprometen a abordar con rigor y ambición el reto que representa el cambio climático, dando un paso adelante, apostando por la descarbonización y comprometiéndose a «reducir el 80% de las emisiones contaminantes de cara a 2050, desarrollando las energías renovables y potenciando la protección de los recursos naturales y de los ecosistemas marinos y terrestres que los sustentan».

Los firmantes muestran su preocupación ante las políticas del Gobierno español que, en la Cumbre de París y ante la Unión Europea defienden un posicionamiento contra el cambio climático «que no se ve reflejado en las políticas domésticas en materia de industria, energía, movilidad, extracción de combustibles fósiles o la protección de los ecosistemas».

Además de un cambio en las políticas del Gobierno español, Balears, Navarra y la Comunidad Valenciana reclaman, en vista en los «relevantes puntos descartados de las propuestas iniciales de la COP21», que se revise el acuerdo de París «de manera urgente» por parte de la Comunidad Internacional a fin de que los «intereses generales no queden supeditados por influyentes intereses políticos y económicos».