Miquel Coll, expresidente del Consell Consultiu. | Joan M.M.

6

El expresidente del Consell Consultiu Miquel Coll, fallecido en 2008, hizo valer su rango para asumir la redacción del informe de legalidad sobre el concurso de Son Espases que había encargado en entonces presidente del Govern, Jaume Matas, pese a que le había correspondido por turno a otro consejero.

Cuando el jefe del ejecutivo solicitó al órgano de consulta autonómico un dictámen después de paralizar el concurso para la construcción del nuevo hospital de referencia de la Comunidad, el encargo recayó por el orden rotatorio prefijado en la consejera Carmen Fernández, según ha relatado en su declaración como testigo ante el juez José Castro, que investiga el presunto fraude en la adjudicación del centro sanitario.

Fuentes jurídicas han explicado que Fernández ha contado al juez que recibió todo el expediente y se dispuso a analizarlo para redactar la propuesta de dictámen sobre la legalidad del concurso de adjudicación, paralizado después de que se denunciara públicamente que estaba amañado en favor de OHL, pero al día siguiente de tener la documentación en su poder Miquel Coll se la reclamó y se hizo cargo de la elaboración del informe.

Aunque entra dentro de las atribuciones del presidente del Consell Consultiu asumir un dictámen que no le corresponda en el turno de reparto, Fernández ha manifestado a Castro que durante su trayectoria en el órgano asesor, del que sigue formando parte, nunca había conocido una situación similar.

Al final, la mayoría del Consultiu ratificó el dictámen de legalidad que redactó Coll, en el que se avalaba el proceso de contratación seguido y se recomendaba que, antes de resolver el concurso, se solicitaran informes de valoración de las propuestas a los colegios profesionales de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de Economistas, pero Fernández emitió un voto particular contrario a esta resolución que respaldó un compañero.

La consejera argumentó, según ha recordado este jueves en su declaración como testigo, que no cabía pronunciarse sobre un proceso de contratación en el que aún no había un pronunciamiento de la mesa constituida al efecto. Además, ha explicado ante el juez que el procedimiento seguido le pareció anómalo.

Sin embargo, el otro miembro del Consultiu que ha declarado como testigo, Pedro Aguiló, ha considerado que la solicitud de informe de Matas se ajustaba a las atribuciones del organismo y que, por tanto, el Consejo estaba obligado a emitir un dictámen, lo que él avaló al votar a favor de la propuesta redactada por el entonces presidente de la institución.

La mañana de este jueves también han testificado ante el juez instructor el ex director general de Planificación y Financiación de la Conselleria de Salud y vicepresidente de la mesa de contratación José Corcoll, el abogado Alfredo Rubén Fernández y el que fuera jefe de la asesoría jurídica de la Presidencia del Govern en la legislatura en la que Jaume Matas era presidente, Jose María Fiol.

Los tres han ratificado declaraciones previas en el sentido de que consideraron ajustado a la legalidad el proceso para la adjudicación del hospital de Son Espases en las fases en las que ellos tuvieron participación o conocimiento directo.

Este viernes están citados a declarar el exmiembro del Consell Consultiu Joan Oliver Ripoll, el aún consejero Joan Oliver Araujo, que se sumó al voto particular de Carmen Fernández, el actual presidente del órgano asesor, Rafael Perea, y el arquitecto Juan Seguí, que fue hasta 2004 el jefe de realizaciones urbanísticas del Ayuntamiento de Palma.