El rey Felipe VI, en una imagen de archivo. | Angel D

9

La sección primera de la Audiencia de Palma ha acordado este martes no admitir la solicitud de que el rey Felipe VI declare como testigo en el juicio del caso Nóos, como había pedido la defensa de Diego Torres, el que fuera socio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos.

En un auto dictado este martes, el tribunal ha declarado la pertinencia o la impertinencia de las pruebas propuestas por las acusaciones y defensas para el acto de juicio, incluida dicha petición de Torres y declara que inadmite la declaración del Rey «por imperativo legal», así como deniega también la declaración del Rey Juan Carlos, la infanta Elena, Jaime de Marichalar o Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

En relación con esa prueba solicitada por la defensa de Torres el auto asegura que la declaración del Rey como testigo no se admite de conformidad con lo que establece el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, «precepto que dispone expresamente que el Rey está dispensado de la obligación de prestar declaración», dice el auto.