Jaume Matas, a su llegada a los juzgados. | M. À. Cañellas

40

El expresidente balear Jaume Matas se ha acogido este miércoles a su derecho de no declarar en el marco de la causa que investiga el presunto amaño en el proceso de la adjudicación del Hospital de Son Espases.

Matas ha acudido a los juzgados de Vía Alemania de Palma media hora antes de la hora a la que estaba citado, acompañado por uno de sus abogados, Miquel Arbona. El exmandatario ha comparecido con buen aspecto ante los periodistas que se arremolinaban a la entrada de la sede judicial.

Castro investiga los supuestos delitos de prevaricación continuada, falsedad documental y fraude a la administración pública en la adjudicación de la construcción, gestión y mantenimiento del mayor hospital del archipiélago y ha imputado a ocho personas.

Matas ha comparecido después de que la exconsellera de Salud Aina Castillo reconociera el pasado 1 de septiembre ante el juez que el expresidente amañó la adjudicación para construir Son Espases, ya que dio instrucciones para manipular el concurso a favor de OHL.

La exconsellera relató que Matas le entregó en una cafetería un sobre en el que obraban argumentos técnicos, dirigidos a la mesa de contratación, para que la adjudicación fuera a favor de OHL.

El expresidente ya prestó declaración como imputado por esta misma causa ante el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach en septiembre de 2014, cuando cumplía pena en la cárcel de Segovia por una pieza del caso Palma Arena por la que fue condenado a 9 meses de prisión.

En esa comparecencia, explicó que, después de que un medio de comunicación publicara que el concurso de Son Espases se iba a adjudicar a OHL, poniendo «bajo sospecha» las valoraciones de las propuestas que se habían presentado, convocó una reunión en la sede de la presidencia del Govern para informarse de si había algún problema en el proceso de adjudicación.

Detalló que la reunión fue multitudinaria y que entre quienes asistieron estaban la entonces vicepresidenta, Rosa Estarás; la consellera de Salud y Consumo Aina Castillo y el responsable de la Abogacía de la comunidad José María Fiol, quien le dijo que todo estaba correcto.

Aun así, requirió acudir a organismos externos independientes que certificaran que todo estuviera correcto; decidió consultar al Consell Consultiu cómo proceder y siguió su recomendación de pedir informes a los colegios de economistas e ingenieros.

Como consecuencia de los informes se cambiaron las valoraciones y se llevó a cabo la adjudicación.

Antes que Matas, a las 10.00 horas, está citado a declarar el propietario de la consultora Global PM, Jesús Peinado, que ya había declarado anteriormente como imputado ante el fiscal del caso, Pedro Horrach, quien sospecha que pudo ser fraudulenta la adjudicación a dicha empresa de la realización de un informe sobre los proyectos que se presentaron al concurso de Son Espases.

Peinado declaró en junio de 2014 que él no recibió ninguna instrucción para que ganar el concurso OHL y defendió que la oferta de dicha constructora era la mejor técnicamente, como exponía su informe, un criterio que más tarde compartió el Colegio de Ingenieros.

Describió su informe como «impoluto» y su trabajo de «honesto» y aseguró que la oferta que ganó posteriormente el concurso, liderada por Dragados, lo hizo por una diferencia de unos 0,2 puntos en un global de 100.