El presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), Joan Gual de Torrella, ha asumido el «compromiso de transparencia» que le ha planteado el grupo MÉS per Mallorca de someterse al control parlamentario a petición de los diputados y rendir cuentas ante la cámara legislativa una vez al año. | Jaume Morey

4

El presidente de la Autoridad Portuaria de Balears (APB), Joan Gual de Torrella, ha asumido el «compromiso de transparencia» que le ha planteado el grupo MÉS per Mallorca de someterse al control parlamentario a petición de los diputados y rendir cuentas ante la cámara legislativa una vez al año.

Gual ha aceptado ambas propuestas, tanto someterse a las preguntas y peticiones de documentación de los diputados en todo aquello que afecte a los puertos de Baleares, como comparecer y rendir cuentas ante el Parlament una vez al año, ha informado MÉS en un comunicado.

La formación política ha calificado como «muy positivo» que el presidente de la APB, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, haya accedido a liderar el debate sobre el modelo de puertos de Balears.

Tras reunirse con Gual de Torrella, el diputado David Abril ha asegurado al respecto: «Desde MÉS per Mallorca valoramos muy positivamente el resultado de este encuentro de trabajo, que contrasta claramente con la opacidad y la manera de hacer del anterior presidente, Alberto Pons».

Uno de los objetivos del encuentro con el presidente de la APB por parte de los diputados Abril, Margalida Capellà y Antoni Reus era «cambiar la dinámica comunicativa» de este ente que obedece órdenes del Gobierno central.

Según MÉS, en los últimos años la formación sólo ha encontrado obstáculos para acceder a la información que ha solicitado y, en la mayoría de los casos, no ha obtenido ninguna respuesta ante la veintena de preguntas sobre los proyectos de privatización de los faros, la plantilla de la Policía Portuaria, la asistencia a la feria internacional de cruceros en Miami, las actividades de patrocinio y el coste de la iluminación navideña, entre otros.

MÉS considera que la información sobre la gestión de la APB es «absolutamente relevante para la ciudadanía», ya que los puertos de Islas son una de las principales puertas de entrada de personas y la principal de mercancías, además de gestionar cuestiones como la ampliación de infraestructuras marítimas o la privatización de faros.