3

CCOO ha denunciado este jueves que Inspección Médica ha dado el alta médica a un vigilante con graves problemas psiquiátricos y físicos, incumpliendo una sentencia del juzgado de lo social.

Según ha señalado la organización sindical por medio de un comunicado, el trabajador, que pertenecía a la empresa de seguridad Trablisa, contaba con un informe forense y una sentencia del juzgado de lo social número 4, ambas de 2014, y un documento pericial de agosto de 2015, que acreditaban que no estaba en condiciones físicas ni psicológicas para desempeñar su labor.

«Esta es la lamentable situación en la que se encuentra inmerso, desde abril de 2014, un trabajador cuyo único pecado es haberse enfrentado a la dictadura implantada por diversos estamentos médicos (INSS, Inspección Médica, Mútua Balear y Servicio de prevención Previs) y amparada por una lamentable ley de mutuas», ha añadido el sindicato.

Según CCOO, ni estos documentos ni las restricciones que el trabajador tenía por prescripción médica, entre las que figuraban evitar posturas reiterativas y conducción de vehículos entre otras, impidieron que Inspección diera el alta al vigilante con fecha del 14 de julio de este año.

La organización sindical ha apuntado que, al no encontrarse el vigilante en condiciones de trabajar y habérsele dado el alta, «ha tenido que acogerse a un permiso especial, por el cual no está percibiendo retribución alguna».

Según el sindicato, no es la primera vez que este hombre se encuentra en esta situación, ya que en una ocasión tuvo que acogerse a una excedencia especial durante nueve meses, en los cuales tampoco percibió ninguna retribución.

La organización sindical ha destacado también que esta circunstancia está contribuyendo a la degradación de la salud, «ya de por sí precaria», de este trabajador.

CCOO ha añadido que no descarta iniciar a partir de septiembre movilizaciones en apoyo a este trabajador ante las sedes de distintos organismos como la Inspección Médica o el IB-Salut.