Aligi Molina. | Pere Bota

79

El juez ha embargado la cuenta bancaria del regidor d’Igualtat i Drets Cívics, Aligi Molina, para cobrar la multa que tenía pendiente por entrar el 22 de mayo de 2012 en el despacho del conseller d’Educació, Rafael Bosch.El resto, hasta llegar a los 700 euros, se le embargará cuando cobre la próxima nómina. Molina se había negado a abonar la multa para expresar su rechazo a la decisión.

La regidora de Funció Pública, Aurora Jhardi, defendió su actuación y argumentó que actos de desobediencia han permitido lograr grandes logros, como el sufragio femenino.

La oposición fue muy crítica con la actuación del edil de Som Palma. La portavoz del PP, Margalida Duran, dijo que como ciudadano puede practicar la desobediencia, pero no como regidor ya que el el Ajuntament embarga las cuentas de los palmesanos que no pagan. Además, reprochó al Pacte que «lo tape». Duran expresó su preocupación porque «Cort pierda credibilidad» y rechazó que «un regidor se sienta más que un ciudadano».

La regidora de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, destacó que Molina no ha obstruido la Justicia.