Martí Sansaloni, con José Ramón Bauzá. | Toni Escobar

«La falta de cualquier control interno y el general incumplimiento de las normas de contratación pública suponen limitaciones de tal magnitud que impiden emitir opinión sobre si las prácticas antes detalladas suponen o no un fraccionamiento del gasto para eludir la aplicación del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público».

Esta demoledora frase da una idea de las graves irregularidades que ha detectado la Sindicatura de Comptes al analizar las cuentas del IB-Salut correspondientes al año 2013, con Martí Sansaloni como conseller del Govern de José Ramón Bauzá.

El informe fue remitido este miércoles al Parlament y en el se denuncia enchufismo, entre otras deficiencias graves.

El informe reconoce que se han corregido los excesos en las peonadas, pero no se ha identificado al personal que las cobró de manera incorrecta.

Hubo fraccionamiento en el gasto, se siguieron encargando contratos al margen de la legalidad vigente y se realizaron tal cantidad de irregularidades en las cuentas «que la Sindicatura no puede expresar una opinión sobre las cuentas anuales del Ser vicio de Salut de les Illes Balears correspondiente a 2013».

El informe de la Sindicatura de Comptes ’salva’ el resto de la gestión del Govern.

También considera «anómala» una transferencia al Ajuntament de Palma por 3,1 millones de euros por el subarrendamiento del parque de bomberos.