Imagen de la primera reunión del Consell de Govern. | T. Ayuga

9

Los presupuestos de 2016 incluirán ya una partida específica para la renta mínima garantizada, dijo ayer el portavoz del Ejecutivo y conseller de Presidència, Marc Pons, tras informar de que se había aprobado transferir 4,6 millones de euros al Consell de Mallorca para a la renta mínima de inserción (RMI), de la que se benefician cerca de 2.300 personas. El acuerdo es el primero de Fina Santiago, consellera de Serveis Socials i Cooperació, y culmina un expediente que ya había iniciado el anterior Ejecutivo.

La Renta Mínima Garantizada (RMG) se diferencia sensiblemente de la Renta Mínima de Inserción (RMI) ya que la segunda se aprueba a lo largo del año en función de las disposiciones presupuestarias pero la renta a la que se comprometieron los partidos de la mayoría actual es obligatoria. Aún está por definir la cantidad y su carácter progresivo.

Directora de la Dona

La renta mínima se aprobará antes que el impuesto turístico, la nueva versión de la ecotasa. En la reunión de ayer no se abordó esta cuestión pero el portavoz del Ejecutivo indicó que espera empezar a trabajar en una «propuesta» de impuesto turístico para Balears «en poco tiempo».

Ayer se completó el segundo nivel de nombramientos del Ejecutivo. La próxima tanda será para las empresas y organismos públicos. Entre los nombramientos de ayer se incluye el de la directora del Institut Balear de la Dona. A propuesta de la consellera de Serveis Socials, se nombró a Rosa Cursach, filósofam telóloga y fundadora de Creients i Feministes. Sustituye en el cargo a Isabel Llinás.

El nuevo Govern quiere potenciar el papel del IBD y aumentar su dotación presupuestaria. El Ejecutivo asegura que cuando se hayan completado los nombramientos, que se relacionan en esta página y se suman a los aprobados hace una semana, también se cumplirán los criterios de paridad entre hombres y mujeres.