Reunión de la ejecvutiva de MÉS para decidir la línea de negociación con PSIB y Podemos de cara a formar un gobierno de izquierdas en Balears. | Joan Torres

102

La Ejecutiva de MÉS per Mallorca, de forma consensuada con MÉS per Menorca, ha aprobado este lunes la propuesta de «bases por el cambio», el paquete de medidas programáticas que trasladará a las negociaciones tripartitas que empiezan este martes con el objetivo de constituir un pacto de izquierdas, entre las que incluyen un decreto para aplicar la renta mínima garantizada de 500 euros o la restitución de la tarjeta sanitaria.

Entre las medidas urgentes, el partido ha remarcado un paquete de medidas de rescate de personas, como un plan urgente de becas comedor y lucha contra la pobreza, medidas contra la pobreza energética, la paralización de la importación de residuos del extranjero, y el recurso de la vía judicial para parar las prospecciones petrolíferas.

Además, reclaman la recuperación del diálogo con la comunidad educativa, la derogación del TIL, de la ley de símbolos o el aplazamiento en la aplicación de los currículums de la LOMCE en ESO y Bachillerato. Todas estas medidas se incluyen en las medidas planteadas de cara a los primeros 100 días del Ejecutivo.

En cuanto al «programa de transición», MÉS ha expresado su voluntad de llevar a cabo un programa «realista pero de cambio» que vaya más allá de una legislatura, y que dé importancia a las medidas para favorecer un cambio de modelo económico, a partir del diálogo con todos los agentes económico y sociales, y la recuperación de instrumentos estratégicos como el Consejo Económico y Social (CES).

«Se trata de partir de la centralidad del turismo para avanzar hacia un modelo económico más sostenible, con un mejor turismo, más industria y un sector primario que juegue un papel estratégico. La implementación de una tasa de reinversión turística es como ya se había anunciado una de las medidas que forman parte de este paquete, en la perspectiva de disponer de recursos para mejorar el medio ambiente y reconvertir zonas turísticas maduras.

Las medidas de transparencia y participación también son clave para MÉS, y éstas incluyen una auditoria de las cuentas públicas y de la deuda y creación Oficina balear de auditoría, antifraude y transparencia ligada al Parlament, así como iniciativas como la supresión del llamado «nivel 33» o el establecimiento de medidas de incompatibilidad entre cargos públicos y dedicación a la actividad privada.

En cualquier caso, la primera condición que plantean a PSIB y Podemos es que sus direcciones estatales se comprometan con la mejora en 2016 del sistema de financiación autonómica, con la perspectiva de incrementar al menos en 700 millones de euros anuales las cuentas públicas de la comunidad, bien mediante la aplicación del principio de ordinalidad, bien con la supresión del fondo de suficiencia.

Desde MÉS encaran las negociaciones «con ilusión y conscientes de la gran responsabilidad que representa gestionar estos acuerdos por el cambio, que, por otro lado, consideramos que tienen que ser transparentes y trasladados a la opinión pública en todo momento».