Llegada a Mallorca del primer barco cargado con 3.000 toneladas de residuos procedentes de Italia. | Joan Torres

5

El Govern ha aprobado este viernes conceder dos subvenciones por valor de 2.436.000 euros para cofinanciar los costes de traslado y tratamiento de los residuos de las islas de Menorca y Formentera.

En el caso de Menorca, la subvención es de 300.000 euros, que irán destinados al Consorcio de Residuos y Energía de Menorca para poder hacer frente al sobrecoste generado en el tratamiento de los residuos de la isla, que se deben trasladar y tratar en Mallorca a causa la clausura temporal de una parte del vertedero menorquín de Es Milà.

Con esta medida se responde a la solicitud de financiación por parte del Consorcio para poder hacer frente a la situación de emergencia generada en el vertedero insular. Concretamente, esta subvención se destinará a financiar el traslado y tratamiento de 3.000 toneladas de la fracción rechazo en las instalaciones del Consejo de Mallorca (TIRME) mientras continúan las tareas de reparación y acondicionamiento de las instalaciones de tratamiento de residuos de Es Milà.

La ayuda permite financiar el coste que resulta de la diferencia entre el precio del tratamiento de residuos en Menorca (29,45 euros por tonelada) y el precio que supone tratarlos en Mallorca (131,34 euros por tonelada), por un volumen de 3.000 toneladas.

Por otro lado, el Govern ha concedido una subvención de 2.136.000 euros al Consell Insular de Formentera para financiar el sobrecoste que ha supuesto la transferencia de los residuos sólidos urbanos desde Formentera hasta la planta de tratamiento de Ca Na Putxa, en Eivissa, desde el año 2011 al 2014.

La subvención cubre aproximadamente el 48 por ciento del coste que ha asumido el Consell de Formentera en los últimos cuatro años, que ha sido de 4.526.385,54 euros. El pago se hará entre este año (700.000 euros) y el próximo (1.436.000 euros).

De esta manera, el Govern da respuesta a la solicitud del Consell de Formentera de cofinanciar este servicio dado que Formentera es la única isla donde no hay establecido ningún tratamiento de eliminación final de residuos, ya que el único vertedero que existía, en el Cap de Barbaria, se encuentra sellado y clausurado.