La mejora de las expectativas económicas en las Islas ha provocado un aumento de población. | Jaume Morey

61

Los ciudadanos de la Península vuelven a emigrar a Balears en busca de una oportunidad. Las cifras del padrón, que este martes dio a conocer el INE, acreditan que las Islas llevan dos años consecutivos ganando población procedente de otras comunidades autónomas, tras un lustro de caídas. Andalucía, Madrid y Valencia son las autonomías desde las que más se emigra.

A 1 de enero, vivían en las Islas 249.099 peninsulares. La cifra supone un aumento de casi 6.000 habitantes con respecto a los 242.944 que vivían hace dos años. Es un aumento representa un cambio de tendencia con respecto a lo vivido en los últimos años y sobre todo indica que ante la falta de perspectivas económicas en sus comunidades autónomas, la opción es emigrar.

Los datos apuntan a este cambio de tendencia. Detallan que Balears tenía 1.103.959 habitantes el 1 de enero de este año, un aumento de 517 personas con respecto al año anterior. Este incremento en el número de residentes, casi único en toda España, se debe al crecimiento vegetativo y al aumento de la emigración peninsular.

De hecho, el padrón confirma la existencia de otro fenómeno que comenzó hace unos años y que tendrá enormes consecuencias demográficas en las Islas: el regreso de los extranjeros a sus países de origen. El año pasado lo hicieron un total de 10.847, pero el conjunto de emigrantes que han retornado a sus países suma ya 49.991 en los últimos cinco años. Según los datos del padrón, por primero vez en una década, el número de extranjeros es inferior a 200.000.