El Ajuntament de Palma precintó las obras del futuro Casino Balear el pasado 29 de enero. | Jaume Morey

0

Dos testigos citados este miércoles por la juez que instruye la querella presentada por el promotor del Casino Teatro Balear contra el gerente de Urbanisme de Cort, Fernando González, discreparon sobre la decisión del gobierno municipal de paralizar las obras y denegar la licencia de esa infraestructura.

El letrado asesor d’Urbanisme, Josep Grimalt, declaró que se ratificaba en el informe que redactó favorable al Casino Teatro Balear, y el jefe de los servicios jurídicos de Cort, Miquel Antich, sostuvo que está justificada la decisión de suspender el inicio de las obras.

Grimalt dijo que no había ningún fundamentos de derecho que ampare la denegación de la licencia, tal y cómo lo expuso en el informe que redactó el pasado 24 de octubre.

La juez investiga si González, quien no está todavía formalmente imputado, pudo cometer un delito de prevaricación al rechazar la puesta en marcha del Casino Balear.