Antoni Diéguez. | MARCOS CARRERAS

12

El socialista Antoni Diéguez, militante del PSIB desde 1988 y diputado en el Parlament desde 1995, no formará parte de la candidatura del partido en las elecciones de mayo. Intervendrá en los dos últimos plenos de la legislatura y lo hará con un asunto que le ha ocupado en los últimos años: la corrupción del PP y las medidas para la ‘regeneración democrática’. Diéguez ya ha comunicado a algunas personas que no pugnará por ningún puesto en las listas y que se dedicará plenamente a su despacho.

El PSIB aún no está volcado en la preparación de las listas, de hecho será la última fase del proyecto. Por ahora, el PSIB se ha dirigido a las asambleas locales (empezando por Palma) para abrir el debate.

Diéguez, que como diputado y antes como asesor jurídico ha estado en la ‘cocina’ de todas las denuncias del PSIB sobre corrupción, fue el primero en preguntar por le instituto Nóos en el Parlament. También indagó todo los relativo al ‘palacete’ de Matas, cuando llegaron las primeras informaciones sobre el aumento de tren de vida del expresident.

Vicepresidente segundo de la Mesa del Parlament, el próximo martes defenderá el voto particular del PSIB en el pleno final sobre Son Espases, que aprobará las conclusiones del PP.