Los cuatro juzgados de lo Social de Balears deben gestionar una gran carga de trabajo. En la foto, uno de ellos en la sede de sa Gerreria.

Las demandas por despidos se acumulan en los despachos de los jueces de lo Social de Balears. Hasta diciembre del pasado año, 1.965 asuntos relacionados con la pérdida forzosa de la actividad laboral estaban pendientes de sentencia, según estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

La acumulación de causas afecta a todos los trabajadores que hayan sido despedidos, ya sea mediante una carta alegando cualquier causa, a través del despido verbal, impidiéndole el acceso al puesto de trabajo o no dándole tareas concretas para realizar.

En todos esos casos, es preceptiva la presentación de la papeleta de conciliación en el Tribunal de Arbitraje y Mediación de les Illes Balears (TAMIB) en el plazo máximo de veinte días.

Si no hay acuerdo previo -avenencia- el trabajador deberá presentar demanda ante juez, que dictará sentencia declarando el despido nulo, improcedente o procedente. Los seis juzgados de lo Social de Balears –cuatro en Palma, uno en Eivissa y uno en Ciutadella– resolvieron en 2014 un total de 2.000 demandas por despidos, frente a las 2.340 de 2013 y las 2.419 de 2012.