3

El PSIB-PSOE ha alertado este lunes de la prórroga del contrato a la empresa adjudicataria del servicio de comida para equipamientos municipales, a pesar de los «reiterados incumplimientos» del contrato y de la sanción que recibió al encontrar una hoja metálica en la comida servida a los usuarios.

«Las quejas de los usuarios por la baja calidad del servicio han sido reiteradas durante los dos últimos años y en vez de aplicar sanciones, el gobierno del PP ha optado por prorrogar el contrato», ha lamentado la concejala socialista Virginia Abraham, quien ha reclamando a la concejalía de Bienestar Social «el cumplimiento del compromiso de sacar un nuevo concurso público para realizar este servicio».

En un comunicado, el PSIB ha criticado que el gobierno del PP ha prorrogado el servicio hasta el mes de mayo, a pesar de que el pasado mes de septiembre se comprometió a sacar un nuevo concurso delante las denuncias reiteradas de los usuarios, ha recordado.

«La prórroga finaliza en mayo, lo que supone que si no se aprueban ya los nuevos pliegos, el próximo gobierno municipal tendrá un problema para garantizar la prestación del servicio en condiciones», ha advertido Abraham.

Baja calidad de la comida

El caso de la baja calidad de la comida de los equipamientos municipales estalló el pasado verano a raíz de las quejas de los usuarios, entre ellos los del centro del Jonquet y del servicio de alojamiento municipal (SAM), y del informe municipal del mes de marzo en el cual se reconocían algunas deficiencias detectadas: la falta de pan en los menús, raciones minúsculas para personas adultas, ausencia de dietas para personas que sufren diabetes, mala calidad de los alimentos y el nulo control de la temperatura de la comida que se sirve.

El área de Bienestar Social confirmó en comisión la existencia de deficiencias en la calidad de la comida: el tiempo de cocción de los alimentos, las raciones, etc. si bien «sólo sancionó en la empresa por un hecho puntual, de gran gravedad», cuando se encontró una hoja metálica en la comida servida a los usuarios.

Según han criticado desde el PSIB, una de las causas de las causas de la mala calidad del servicio fue el ahorro económico que ha llevado a cabo la empresa «con el visto bueno del Ayuntamiento, a pesar de las quejas de los usuarios y de las deficiencias detectadas».

«Esperábamos encontrar una resolución de expediente a la empresa concesionaria del servicio y lo que encontramos es que el Ayuntamiento bendice el ahorro económico, aunque haya sido sinónimo de baja calidad del servicio», ha lamentado la concejala socialista.

Durante esta legislatura, los socialistas han presentado diversas propuestas para establecer los mecanismos legales pertinentes para garantizar una buena calidad de la comida elaborada por la empresa adjudicataria del servicio, propuestas a las que el PP ha opuesto, ha concluido Abraham.