El lunes se reabrirá el tramo de Palma hacia Llucmajor. | Consell de Mallorca

9

El departamento de Carreteras del Consell de Mallorca ha reabierto este sábado al tráfico la autopista de Llevant en sentido hacia Palma a la altura de las obras del nuevo enlace hacia el Molinar, suprimiendo el desvío lateral que comenzó en esta zona en octubre pasado.

El próximo lunes dejará de utilizarse también el desvío lateral en dirección hacia el aeropuerto, ha informado la institución insular en un comunicado.

La finalización de las obras permitirá poner punto final a los desvíos del tráfico por los laterales de la nueva rotonda elevada, que se tuvieron que hacer para poder acabar las obras del nuevo acceso al Molinar.

El restablecimiento del tráfico por la autopista se está realizando en dos fases: desde hoy a las 8 de la mañana en dirección a Palma, y en un segundo momento a partir del lunes en sentido hacia el aeropuerto.

Esta semana se ha asfaltado el tramo de autopista afectado por las obras para poder abrirlo al tráfico dentro de los plazos previstos por los ingenieros de Carreteras.

De momento, el tráfico se restablecerá únicamente en la autopista y la previsión es que, a principios de marzo, se abra el nuevo enlace que conectará la vía rápida con el Molinar, una reivindicación histórica de los vecinos de esta zona costera de Palma.

Los desvíos del tránsito por los laterales, que empezaron el 28 de octubre, han permitido ejecutar la ampliación de lecho del torrente Gros, de 8,5 a 35 metros, exigida por la Dirección General de Recursos Hídricos, con dos estructuras de 42 metros de longitud y 15 metros de anchura.

También se ha construido una galería de servicios de 3 metros de ancho por 3 de altura que atraviesa, por debajo, el ancho de la autopista para garantizar los servicios de Emaya.

Además se han instalado dos estructuras curvas para completar la rotonda elevada del enlace de 42 metros de longitud y 15 de anchura.

Tanto en el tramo de autopista donde se ha ampliado el lecho del torrente como las estructuras elevadas de la rotonda, se hicieron recientemente con éxito las pruebas de carga necesarias antes de permitir el paso de vehículos.