Imagen de la fachada de la Policlínica Miramar. | M. À. Cañellas

5

Policlínica Miramar amplía capital y regresa a la normalidad. Tras casi cuatro años de retrasos ininterrumpidos en el pago de la nómina a sus trabajadores, la empresa Agrupación Médica Balear (AMEBA), titular y explotadora de Policlínica Miramar, ha normalizado este mes de febrero dicho pago, abonando toda la nómina del mes de enero durante los primeros días de febrero.

Los actuales propietarios de AMEBA, vinculados a la Red Asistencial Juaneda y representados por su administrador, el letrado Bartolomé Ramón, han confirmado la mejora de la situación económica del hospital, consecuencia de los resultados de la actividad del 2014.

En el pasado ejercicio destacan incrementos del 100 % en el número de estancias hospitalarias en planta (73.000 ingresos en el 2014, frente a los 37.000, en el 2013).

Desde inicios del 2014, los asegurados de las principales compañías aseguradoras y colectivos, ya pueden acudir con absoluta normalidad las instalaciones y servicios de Policlínica Miramar. Hay que destacar, entre otros, los acuerdos alcanzados con MAPFRE y ASISA a lo largo de 2014, que han posibilitado que sus asegurados vuelvan a poder utilizar el Servicio de Urgencias.

El aumento de la actividad, que según los directivos de la entidad alcanza niveles de «máximos históricos», se ha traducido en un incremento de la facturación, que ascendió en 2014 a los 36 millones, frente a los 27 millones de euros con los que se cerró el 2013. El pre-cierre del ejercicio presenta unos datos postivos de de entorno a los 2 millones.

En el mes de septiembre pasado, ya se procedió realizar una ampliación de capital en AMEBA, por importe de 13,5 millones de euros, que aseguran la solvencia y continuidad empresarial de la compañía.