Leopoldo de MIguel a su llegada el 22 de enero al juzgado de Inca. | Elena Ballestero

2

El abogado Leopoldo de Miguel, que denunció al alcalde Bartomeu Cifre ante la Fiscalía por un presunto delito de prevaricación urbanística por la paralización de la urbanización del Vilar, ha dejado pasar el plazo que le dio la juez para ratificar su denuncia y personarse como acusación particular.

El abogado del alcalde, Miquel Ripoll, informó que «De Miguel no ha presentado ningún escrito de rafificación ni de personación como acusación particular, pero sorprendentemente, a última hora del jueves, acudió al juzgado y se designó a sí mismo como abogado, desconocemos en calidad de qué».

La juez, que presumiblemente habría tomado declaración a De Miguel la próxima semana, en el caso de ratificar su denuncia, deberá decidir ahora si continúa con las diligencias previas abiertas a petición del fiscal.

Noticias relacionadas

Además de la comparecencia de De Miguel, la semana próxima estaba previsto que comenzaran a comparecer los testigos propuestos por la acusación, la mayoría de ellos personas con intereses urbanísticos en el municipio.