El senador por Mallorca Llorenc Bosch. | Redacción Local

14

El senador del PP por Mallorca Llorenç Bosch se arriesga a que le echen una vez que comunicó, este miércoles, por escrito a la dirección de su grupo parlamentario en la Cámara Alta que «no voy a renunciar a mi condición de miembro de la Diputación Permanente del Senado».

Es la sanción que, además de una multa de 300 euros, se le impuso por haber votado una proposición no de ley del PSOE contra las prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo. Otros dos representantes del PP en el Senado –Pep Sala y Maria Antònia Garau– votaron como él. Solo Bosch ha decidido recurrir y está dispuesto a llegar «hasta el final».

El senador ha remitido un extenso pliego de descargos a su grupo en el que, incluso, incluye copias del programa electoral del partido y sus compromisos a favor de la «regeneración democrática» y la necesidad de «centrar su política en las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos».

Bosch, que considera que su sanción es ilegal –pues no fue escuchado– e inconstitucional, se queja de la falta de democracia interna al tramitar su expediente y recuerda que nunca había oído hablar en el partido de la necesidad de buscar petróleo en el Mediterráneo.

Noticias relacionadas

«Durante toda la campaña electoral de las generales de 2011, en que me recorrí Mallorca, jamás anuncié ni me comprometí a la búsqueda de hidrocarburos en el Mediterráneo, ni jamás oí hablar de ello a nadie, ni al propio presidente Rajoy que estuvo por aquel entonces dando un mitin en el Palacio Municipal de los Deportes en Inca», señala en su escrito.

Un escrito en el que señala también que lo que sí consta en el programa electoral «es nuestro compromiso de una energía de calidad para impulsar la economía» y el compromiso de que «promoveremos la reducción de la intensidad de uso del petróleo como fuente de energía primaria en el transporte».

Bosch hace un análisis detallado de los motivos por los que se le sanciona, asegura que él actuó siguiendo el mandato del Parlament balear y guiándose por los intereses de su circunscripción para concluir que «analizado todo en su conjunto se llega a la conclusión de que dichos acuerdos y expedientes sancionadores no son más que un despropósito y un disparate de colosales dimensiones».

Bosch dijo este miércoles que todavía espera que la dirección del grupo reconsidere su propuesta sancionadora. En cualquier caso, precisó, que él no se irá. No sabe si volverá a ser candidato.