Cada vez son más las personas que optan por aprovecharse de los productos rebajados a través de Internet. | ARCHIVO

0

Es tiempo de rebajas, y, aunque la mayoría de los compradores prefieren acudir a las tiendas y comprobar in situ qué se van a llevar, cada vez son más las personas que optan por aprovecharse de los productos rebajados a través de Internet en un periodo en el que está previsto, según la Confederación Española de Comercio (CEC), que los españoles gasten entre 60 y 80 euros.

Algunos estudios destacan que, en las pasadas navidades, el comercio electrónico creció en torno al 6 por ciento, una cifra que se acumula a los aumentos de fechas anteriores. El primer trimestre de 2014, el comercio electrónico generó una facturación de más de 3.500 millones de euros, un 27 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior.

Si bien en las tiendas la demanda se centra en artículos textiles -un sector que en Mallorca ya tuvo en diciembre sus mejores cifras desde el inicio de la crisis-, en la Red imperan las compras de productos culturales (música y libros) y de electrónica, sin perder de vista la adquisición de contenidos digitales, tales como aplicaciones para teléfonos móviles, ebooks o juegos. Cabe destacar que el pasado 1 de enero se implantó una nueva directiva europea, según la cual a las compras de contenidos digitales se le debe aplicar el IVA del país en el que se encuentra el comprador, lo que, probablemente, acabará por encarecer el precio final del producto.

Seguridad en Internet

Una de las mayores preocupaciones de los compradores por Internet es la seguridad de sus transacciones, lo que ha favorecido que bancos y empresas mejoren sus servicios de pago online para aumentar la confianza de los usuarios. Concretamente, desde hace un tiempo despuntan entidades como Paysafecard, que ofrece tarjetas prepago para compras a través de la Red -se puede consultar este servicio aquí- que, además de mantener elevados criterios de calidad, minimizan las posibles pérdidas ante un robo electrónico.

Sin embargo, no está de más tomar algunas precauciones para tener un entorno digital protegido, como establecen los profesionales del sector, entre los que están evitar dar datos personales de manera innecesaria o solo hacer compras en páginas que utilicen una conexión segura.