El obispo Javier Salinas durante un oficio. | M. À. Cañellas

3

La diócesis de Mallorca ha organizado una peregrinación a Roma encabezada por el obispo, Javier Salinas, del 9 al 12 de febrero, como preparación de los actos conmemorativos del Año Ramon Llull, que comenzará en el mes de noviembre.

El obispado ha informado en un comunicado de que los peregrinos asistirán el día 11 de febrero a una audiencia general con el papa Francisco.

Los peregrinos mallorquines regalarán al papa una imagen de San Alonso Rodríguez, a quien el pontífice profesa una gran devoción.

Ese mismo día por la tarde habrá una recepción en la embajada de España ante la Santa Sede, donde monseñor Jordi Gayà pronunciará una conferencia sobre el beato mallorquín.

Los peregrinos visitarán además la iglesia del Gesù, el primer templo jesuita del mundo y las estancias de San Ignacio de Loyola, donde el fundador vivió los últimos doce años de su vida.

También acudirán a la Basílica de Santa María la Mayor, donde el obispo de Mallorca presidirá la misa del 10 de febrero, y las basílicas de Santa Práxedes y San Juan de Letrán, y la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos.