La Ley de Mecenazgo Cultural de Núria Riera incorpora una disposición que cambia el canon de aguas, que depende del conseller d’Hisenda, José Vicente Marí. | Joan Torres

8

El Govern ha utilizado la ley de mecenazgo cultural para cambiar una disposición del canon de saneamiento, a pesar de que ambas normas no guardan relación alguna. El Ejecutivo justifica esta triquiñuela en que el título del proyecto de ley, aprobado por el Consell de Govern a finales de diciembre, lo permite.

De hecho, el título completo de la ley es Proyecto de ley por el que se regula el consumo cultural y el mecenazgo cultural, científico y de desarrollo tecnológico, y se establecen medidas tributarias. Es esta última parte del título la que da cobertura al documento.

Un portavoz de la Conselleria d’Hisenda, impulsora de esta modificación del canon de saneamiento, explicó que el propósito es reducir el margen de ingresos que reciben las empresas que se encargan de la recaudación del canon.

La ley fija una serie de ‘premios’ para compensar la morosidad y, con la ley de mecenazgo cultural, se le rebajan estos compensaciones y además se hace de manera indefinida. No se explica por qué esta modificación no se introdujo en la Ley de Presupuestos, que acaba de ser aprobada por el Parlament.

Esta modificación tributaria no guarda ninguna relación con el resto de la ley, cuyo objetivo es «promover los sectores cultural, científico y tecnológico de Balears», según informó en su día la portavoz del Govern, Núria Riera. La ley prevé acciones en favor del sector privado y se favorece la colaboración público-privada. Un portavoz del Ejecutivo reconoció que no es la mejor solución, pero recalcó que es una posibilidad que permite la ley.