Se plantea una nueva estación marítima central con servicios de pasarelas y fingers para 7 atraques. | M.A. BORRAS

5

El Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de Balears (COINBAL) ha presentado a la Autoritat Portuària de Balears (APB) un proyecto de modernización y reordenación del Port de Palma que plantea unas inversiones globales muy inferiores a los 200 millones de euros, un tercio menos que el plan director presentado por la Autoritat Portuària este año, que preveía una inversión entre 550 y 600 millones de euros y una ejecución en 15 años.

En el citado informe se especifica que de los estudios realizados por los técnicos se deduce que los actuales tráficos comerciales, y sus previsiones y evoluciones: «No presagiamos crecimientos excesivos y sostenidos en el futuro que conlleven la necesidad de dotar al Port de nuevas grandes dársenas. La amplitud existente en las principales dársenas del Port de Palma, ofrecen una oportunidad para crecer y adaptarse a los nuevos retos de futuro sin una necesidad de crecimiento significativo de sus aguas abrigadas».

El proyecto propone la eliminación de actividad comercial de líneas regulares y mercancías en los muelles de Levante, creando la posibilidad de una recuperación ciudadana de lo que fuera en el pasado el paseo de la Riba (Moll Vell).

Otras iniciativas son crear un nuevo espacio común para atraque de ‘ferrys’ y buques Ro-Ro en la actual zona del dique del Oeste, completándola con un relleno en la cara exterior de la primera alineación de dicho dique de aproximadamente 56.500 m2 (la Autoritat Portuària propone construir un nuevo dique con 254.015 m2).

En esta zona se plantea una nueva estación marítima central con servicios de pasarelas y fingers para 7 atraques.

Las instalaciones de graneles sólidos y líquidos se mantienen básicamente, pero realizando la reubicación de las instalaciones existentes actualmente en el muelle de San Carlos.