Incineradora de Son Reus. | Redacción Local

7

El Consell de Mallorca ha anunciado este jueves que mantendrá congelada la tarifa de tratamiento de residuos el próximo ejercicio, por lo que ésta queda fijada en 131,34 euros.

Así lo ha anunciado la consellera insular de Medio Ambiente, Catalina Soler, quien ha indicado que esta propuesta se llevará a pleno el próximo 11 de diciembre y ha señalado que la importación de combustible sólido es «un factor necesario» para que no se incremente la tarifa.

La consellera ha recordado que al inicio de legislatura se partía de una previsión de aumento de un 50 por ciento y ha destacado el «gran esfuerzo» realizado para contener el precio. «Si no se hubieran adoptado medidas ahora estaríamos hablando de una tarifa de más de 200 euros», ha dicho.

Así, ha remarcado que algunos de los factores que han posibilitado la congelación han sido los ingresos derivados de la retribución eléctrica por energías renovables, que permitirá ingresar 5,7 millones de euros, el aumento de un 3 por ciento de las toneladas a tratar, que supondrá un incremento de 18.000 toneladas adicionales al sistema, la facturación por el tratamiento de los lodos de las depuradoras o la importación de combustible sólido recuperado (CSR).

La importación de residuos no ha alterado el medio ambiente

Soler ha incidido en que la importación de residuos no ha implicado «ninguna alteración ambiental» y ha asegurado que «en ningún momento se está jugando con la salud de los ciudadanos», como afirman la oposición o algunas entidades.

En este sentido, ha recalcado que los datos de los controles y las analíticas realizadas en el marco del Plan de Seguridad Ambiental han demostrado que se están cumpliendo todas las directrices y normativas en materia de residuos y que no existe peligro para la salud ni el medio ambiente.

Además, ha apuntado que cada año la Comisión de Vigilancia y Seguridad Ambiental da cuenta de los resultados y que el tratamiento de CSR «genera menos emisiones debido a sus propiedades y a su alto poder calorífico».

Soler ha enumerado las medidas de ahorro y optimización desarrolladas durante esta legislatura para seguir congelando la tarifa como la reducción en cinco millones de los costes fijos de la concesionaria, los ingresos por la mejora del convenio con Ecoembes o la supresión de costes del transporte interno en la poda y compostaje.

Del mismo modo, ha explicado que la regularización de la tarifa de 2014 ha supuesto un superávit de 878.000 euros, una partida que también se ha revertido en la tarifa y ha permitido contener el precio.

En cuanto a las operaciones de importación de CSR, la consellera ha asegurado que en ningún momento se superará el límite de toneladas autorizables a tratar, que está fijado en 120.000 al año. Según ha detallado, el 2014 se trataron 3.408 toneladas de Sabadell y 994 de Molins de Rei, lo que ha supuesto una retribución económica para la tarifa de 704.000 euros.

Nuevas autorizaciones de importación de residuos

Además, ha anunciado que para el 2015 se han autorizado este jueves dos nuevas operaciones procedentes de Italia (23.750 toneladas con una previsión de ingresos de 1,35 millones) y de Irlanda (58.500 toneladas, que supondrán unos ingresos de 1,9 millones de euros).

Soler ha insistido en que el CSR no es basura sino «residuos pretratados» y ha asegurado que el Consell sigue las políticas ambientales de los países más avanzados en materia de residuos, como Bélgica o Dinamarca, así como las directrices europeas que fomentan el uso de los residuos como un recurso.

Igualmente, ha puntualizado que se ha mejorado el sistema de transporte para reducir posibles olores con la aplicación de varias medidas, como la instalación de lonas en los camiones.