Núria Riera, en una imagen de archivo. | Jaume Morey

28

La portavoz del Govern, Núria Riera, ha evitado hoy respaldar la enmienda del PP a los presupuestos de 2015 para abrir la puerta al pago de complementos salariales de los funcionarios congelados y ha subrayado que «si hay un incremento de una partida tendrá que ser a costa de otras».

«El Govern no irá adquiriendo compromisos que no pueda cumplir», ha manifestado Riera, que ha eludido desautorizar la propuesta del PP que contempla la posibilidad de que se desbloquee el abono de complementos en los salarios de empleados públicos y ha asegurado que es una propuesta negociada con Hacienda.

La portavoz del ejecutivo ha indicado que la enmienda parlamentaria aún «se está valorando», porque «no está cerrada la tramitación y hay que valorar en conjunto las posibilidades económicas».

Ha defendido que los parlamentarios tienen autonomía de actuación y, aunque el grupo que respalda al Govern actúa «con coherencia», el proyecto presupuestario que el ejecutivo llevó al Parlament recoge estrictamente «la disponibilidad» de fondos que tiene la comunidad.

Noticias relacionadas

Riera ha admitido que «se valora la posibilidad de ir recuperando toda una serie de derechos que había suspendidos» desde que se adoptaron medidas drásticas de recorte del gasto para afrontar la crisis, pero no hay una decisión tomada respecto a volver a pagar complementos salariales desde finales del año próximo, como permitiría la enmienda del PP.

«Lo que no hará el Govern es incluir previsiones futuras que no se van a poder cumplir», ha incidido la portavoz, que ha recalcado que el presupuesto global de 2015 no se podrá cambiar y que, por tanto, aumentar los costes de personal en la administración obligaría a recortar otras partidas de gasto.

Ha evitado garantizar la aprobación de una enmienda que «supone la generación de unas expectativas a nivel social», pero que corresponde explicar al grupo del PP, no al Govern, ha dicho.