Las 212 cámaras situadas en las estaciones de tren están conectadas al sistema central de vigilancia y control.

29

El Consorci de Transports de Mallorca ha puesto en marcha un sistema de videovigilancia y seguridad en las estaciones de tren y metro para combatir el vandalismo.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto de implantación de nuevos accesos tarifarios y, según fuentes de la dirección general de Transports del Govern balear, este nuevo sistema, consistente en la instalación de 212 cámaras de seguridad de alta definición, servirá para conseguir mejoras en la «protección y seguridad» de los usuarios del transporte público.

Durante la primera semana de funcionamiento, el nuevo sistema de videovigilancia ha permitido detectar, grabar, identificar y denunciar a cinco individuos por daños materiales en diferentes estaciones de la Isla.

Estos daños denunciados van desde orinar dentro de las estaciones hasta la comisión de pintadas, grafitis y destrozos de elementos estructurales de los edificios ferroviarias.

La idea de la dirección general de Transports es que estas actuaciones eviten la degradación de las instalaciones que cada día utilizan miles de usuarios, al tiempo que permitan trasladar los gastos de reparación y mantenimiento a las personas responsables de estos actos incívicos.

El sistema de seguridad recién estrenado supervisa todas las estaciones del Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) desde la central de la Estació Intermodal de Palma.