Gente paseando por la calle Jaime III de Palma. | M. Joy

9

La Federación de la Pequeña y Mediana Empresa (PIMEM) ha solicitado al alcalde Palma, Mateo Isern, que evite que en 2015 continúe la posibilidad de que los comercios abran todos los domingos del año en la zona de Jaume III y aledaños, porque considera que solo beneficia a las grandes superficies.

Ante la posibilidad que el próximo pleno municipal vote la declaración como Zona de Gran Afluencia Turística de esta área de Palma para el próximo año, según establece la nueva Ley de Comercio, el área de comercio de la patronal se ha dirigido por carta a Isern solicitando que no renueve dicha calificación.

«En PIMEM no vemos la necesidad de que los grandes almacenes de Palma tengan abierto en domingo», dice la misiva.

Según PIMEM, si el pequeño comercio tiene cerrado en domingo, se debe a que «no le resulta rentable abrir ese día», de manera que la declaración de zona libre que permite la apertura dominical «solo está beneficiando a los grandes almacenes como El Corte Inglés, C&A, las tiendas de Inditex (Zara y sus franquicias) H&M y poco más».

«El resto de pequeños comercios está cerrado, pudiendo tener abierto todos los domingos del año, porque no le resulta rentable», indica PIMEM en la carta.

La patronal rechaza que la apertura dominical se justifique en la necesidad de atender a cruceristas y turistas, ya que «el interés del turista pasa por comprar producto identificativo de la Isla, producto mallorquín, porque en sus países ya cuentan con las grandes cadenas y franquicias, y por conocer su oferta cultural y lúdica».

«Pocos son los que destinan un domingo a visitar un centro comercial. Si queremos una Palma dinámica y viva en domingo, que Cort apueste por establecer rutas culturales y ofrecer otro tipo de actividades lúdicas atractivas no sólo para el turista, también para el palmesano y mallorquín», reclama la patronal.