Imagen de la reforma del hotel Riu San Francisco, que generó unos 1.700 toneladas de residuos, que fueron tratadas por MAC Insular. | DANIELA PAGLIARULO

3

Ayuntamientos de Mallorca están retrasando la concesión de licencias de obras para reformas turísticas, en concreto de hoteles, para no tener problemas en materia jurídica al «poner en duda normativa de la Ley del Turismo que no logran visualizar, pese a estar perfectamente reglado».

Así lo anunció este lunes la vicepresidenta ejecutiva de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Inmaculada de Benito, en el acto de renovación del conveni con MAC Insular, que garantizará la correcta gestión de los residuos resultantes de las obras de reforma en hoteles.

La Conselleria de Turisme resaltó ayer que de enero a septiembre de este año «se han tramitado 96 expedientes para hacer reformas hoteleras, frente a las 92 que hubo en todo el año 2013 y las 70 en 2012. Lo que se pretende es dar la máxima cobertura a estos proyectos y eliminar las trabas administrativas. Palma, Calvià, Alcúdia y Sant Llorenç capitalizan el mayor número de actuaciones».

El director general de MAC Insular, José María Bauzá, señaló en la firma del convenio que en en un año de duración del mismo «se han reciclado 27.000 toneladas de residuos resultantes de obras de reforma. La previsión para este próximo año es duplicar esta cantidad a tenor de los proyectos hoteleros previstos, que harán que se pase de una inversión de 200 millones a 500. Esto duplicará nuestra facturación anual en esta materia, que el pasado año fue de 1,2 millones, lo que supuso un alza cercana al 20% sobre 2013».