3

El Govern ha ingresado 470.975,4 euros entre los meses de julio de 2012 y de 2014 en concepto de tasas de legalización de viviendas turísticas. Se trata de la cantidad que pagan los propietarios para poder alquilar y comercializar turísticamente sus viviendas de acuerdo con la Ley de Turismo de 2012.

A lo largo de estos dos años se han registrado 10.246 nuevas viviendas en la Conselleria de Turisme, lo que supone un total de 18.799 plazas nuevas regularizadas y que no forman parte de la oferta hotelera.

Los propietarios que quieren alquilar sus viviendas a turistas deben realizar una declaración responsable ante la Conselleria de Turisme y pagar una tasa de 25 euros por plaza, según recoge la normativa.

La aprobación de la Ley de Turisme propició una apertura en cuanto a la regularización de la oferta de alojamiento turístico y en 2013 el incremento de los registros de viviendas vacacionales fue superior al 144 % en relación al año anterior. Este año, sin embargo, ha descendido el ritmo y, hasta julio, el número de registros ha bajado un 20 % en comparación con el mismo periodo del pasado ejercicio.

Retrasos

A pesar de este descenso, en la Conselleria aún existe una saturación de expedientes por el crecimiento de registros. De momento, Turisme solo ha podido tramitar el 50 % de todos los expedientes desde agosto de 2012. Así, los inspectores tardan un año en visitar las viviendas que se dan de alta. A pesar de este retraso, una vez que la vivienda se ha inscrito en la Conselleria, se puede alquilar y comercializar turísticamente ya que los propietarios cuentan con la declaración responsable de inicio de actividad.

La regularización de viviendas vacacionales se produjo de forma masiva en los municipios de Alcúdia, Can Picafort, Pollença, Capdepera, Sant Llorenç, Cala d’or, Son Servera, Calvià. Deià y Sóller. Se trata de una tipo de oferta de alojamiento por la que se decantan muchos turistas que ya conocen la Isla y quieren más libertad.