Fondo marino en Formentera. | R.U.

2

El grupo ecologista GOB ha animado hoy al Ayuntamiento de Calvià y al Govern a mejorar la protección y gestión de las áreas marinas protegidas como fundamento para la promoción del turismo de buceo, espacios donde asegura que la vigilancia se ha reducido a la mitad desde 2009.

La entidad ha valorado en un comunicado que finalmente el Ministerio de Defensa haya adjudicado a la compañía Actuaciones Navales Las Palmas la fragata «Baleares» para su desguace, embarcación que el Ayuntamiento de Calvià pretendía hundir de forma controlada junto a las Islas Malgrats para crear un arrecife artificial para promover el turismo de buceo.

La organización rechazó el proyecto planteado en 2005, por considerar que la reutilización era el mejor destino posible para las 4.000 toneladas de acero del buque. Según el GOB, la promoción del turismo de buceo «debe fundamentarse en la conservación de los espacios naturales marinos, y no en el hundimiento de chatarra».

El Gob ha animado al Ayuntamiento de Calvià y al Govern a mejorar la protección y gestión de las áreas marinas protegidas como fundamento para la promoción del turismo de buceo, aprovechando que Baleares cuenta con «unas condiciones excepcionales para la promoción del buceo, con unos fondos bastante diversos que no requieren ninguna aportación extra en forma de fragata o similar».

En opinión del Gob, «basta con ordenarlos y vigilarlos adecuadamente para conseguir que aflore todo su potencial biológico».

La entidad ha recalcado la deficiente situación que sufren las reservas marinas, con recortes importantes de vigilancia y prácticamente sin seguimiento biológico.

Según el grupo ecologista, se están perdiendo los avances en conservación que se consiguieron tras años de mucho esfuerzo humano y económico para declarar y poner en marcha las diferentes áreas marinas protegidas.

Desde 2009 el número de vigilantes en las reservas marinas de Baleares se ha reducido prácticamente a la mitad, situación que el Gob considera «inaceptable» porque es «fundamental para que las reservas puedan cumplir con los objetivos de protección de ecosistemas y de especies, y gestión pesquera para los que se crearon».