Imagen de la reunión mantenida ayer en el Tamib por parte del comité de empresa de Emaya y la dirección. | Jaume Morey

22

La dirección de Emaya ha aceptado contratar refuerzos para cubrir las puntas de trabajo de temporada alta en un intento de acercamiento a las peticiones de los trabajadores y evitar de este modo que se celebre la huelga convocada para el próximo día 22.
Los representantes de la empresa presentaron esta oferta a los trabajadores, que han pedido que se plantee por escrito en la reunión que hoy seguirá en el TAMIB.
Diferencias
La propuesta abrió la primera brecha seria entre los trabajadores ya que algunos consideran que debe aceptarse y, por lo tanto, desconvocar las movilizaciones. Otra parte del comité cree que el compromiso no es suficiente y debe seguir presionándose. Ambas posturas se manifestaron de forma muy clara en el encuentro convocado en el TAMIB.
Los trabajadores celebraron ayer por la noche la primera de las cuatro asambleas que mantendrán en el día de hoy para analizar la propuesta. En este primer encuentro, también se pusieron de manifiesto estas discrepancias.
Las dos partes, empresa y trabajadores, vuelven a citarse hoy en el TAMIB, donde se volverá a analizar la propuesta de la empresa. Los recelos de parte de los trabajadores parten del hecho de que quieren que esos compromisos se concreten por escrito ya que dudan de la voluntad real de la empresa por llegar a un acuerdo. En cualquier caso, aseguran que esta propuesta ya es en sí un reconocimiento de que falta personal.
El presidente del comité de empresa, Miguel Romero, opinó que la oferta es un reconocimiento tácito de que las quejas de los trabajadores estaban justificadas y explicó que la propuesta implica que los nuevos contratados cobrarán un salario inferior al que ahora cobra un peón, lo que provocará desigualdades entre los trabajadores.