0

Cerca de mil cofrades participaron en los seis desfiles religiosos que se celebraron ayer en Palma, con gran presencia de penitentes, pero también de espectadores gracias al buen tiempo reinante. En las procesiones de ayer hubo dos novedades importantes, como el hecho de que un grupo de mujeres portaran por primera vez a costal el paso del Crist del Bon Perdó. Esta procesión que lleva el nombre del paso, desfiló por la zona de las calles Concepció y Bonaire. También hubo cambios en la procesión de l'Oració. Cada año cambia de itinerario, en función de la cofradía que ejerce de anfitriona. En esta edición la salida fue de la iglesia de la Mercè y contó con un paso nuevo, el del Sant Crist Rescatat, que portó la Juventud Oratoriana y que no salía desde el año 1971.

El Sant Crist dels Boters desfiló por Atarazanas, el Sant Crist de l'Agonia lo hizo por Montesión. Nuestra Senyora de l'Esperança salió por las calles de sa Gerreria y Sant Francesc y la procesión del Camí del Calvari, por Santa Catalina.