La sentencia señala que el impuesto sobre las ventas minoristas de determinados hidrocarburos (IVMDH) no respeta la directiva sobre los impuestos especiales.

71

Balears no podía aprobar el controvertido céntimo sanitario, el recargo al impuesto sobre hidrocarburos, porque era ilegal y así lo dictaminó ayer el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Sin embargo, la sentencia apenas tendrá consecuencias ya que, de hecho, el céntimo sanitario no existe. Sólo se recaudó en un breve periodo de tiempo, entre mayo y diciembre de 2012, y el Govern recaudó 28 millones de euros que destinó a financiar la sanidad.

El impuesto, promovido por el Govern de José Ramón Bauzá, desapareció tras este breve periodo de tiempo porque ya existían sospechas de que la Unión Europea no lo anularía. Sin embargo, más que desaparecer, se recicló: el Govern aprobó un nuevo recargo sobre los hidrocarburos, por la misma cantidad que el céntimo sanitario, pero dejó de estar vinculado a sanidad. Ahora es legal así que lo que se ha anulado es un impuesto que ya no se aplica.

El pasado

Precisamente, el problema está ahora en ese periodo en el que sí se aplicó el impuesto y, en concreto, qué pasa con esa cantidad que pagaron los ciudadanos de Balears con un tributo declarado ahora ilegal y que, además, hacía subir de precio el combustible en la comunidad autónoma de España donde se paga más cara la gasolina. El Govern reconoce que no tiene claro si es él quien debe hacer la devolución o si esto le corresponde al Gobierno central. Es el Ministerio quien recauda y después envía a las comunidades autónomas la parte que les corresponde. De hecho, el llamado céntimo sanitario tiene un tramo autonómico y un tramo estatal, así que la duda está en saber cuál de las dos administraciones debe hacer frente a la devolución si se reclama por vía judicial.

Noticias relacionadas

Esta cuestión, cómo se gestionará la devolución del impuesto, sobre la que previsiblemente pivotará a partir de ahora el debate político. El diputado socialista Vicenç Thomàs mostró ayer una respuesta del Govern en la que cifra en 35 millones –y no en 28– el dinero recaudado con el tributo.

También recordó que el Govern ya sabía que el impuesto iba a ser anulado por Bruselas cuando puso en marcha. Més, por su parte, envió un comunicado en el que pregunta al Govern cómo piensa cumplir la sentencia de devolver el dinero a quien pagó un impuesto que ha resultado ser ilegal.

Otras autonomías

A pesar de la complicación que genera la anulación del tributo, la situación de Balears es muy diferente a la de otras comunidades autónomas en la que se aplica el impuesto desde hace años. La figura tributaria está en marcha desde el año 2002, pero los afectados sólo podrán reclamar el dinero recaudado hasta el 2010 ya que el resto ha prescrito, según dictamina la legislación europea.