0

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha reclamado este martes que no se negocie la financiación autonómica desde el «frentismo» entre autonomías, y ha pedido a todas las comunidades que estén a la altura de las circunstancias.

En una entrevista de la Cope, ha descartado así articular un frente con el resto de comunidades mediterráneas, después de que el lunes se reunieran en Valencia los presidentes de la Comunidad Valenciana, de Murcia y de las Islas Baleares, Alberto Fabra, Ramón Luis Valcárcel y José Ramón Bauzá.

«Debemos negociar de forma consensuada entre todos», ha advertido Camacho, que prevé reunirse en las próximas semanas con los tres presidentes autonómicos para debatir la financiación, además de con el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Aun así, ha coincidido en situar entre sus principales reivindicaciones para el nuevo modelo un aspecto que este lunes reclamaron los tres presidentes autonómicos: la equidad y la igualdad en los servicios básicos en todas las autonomías.

La dirigente popular ha presentado la reforma de la financiación como una oportunidad de reforzar el Estado autonómico en un momento en el que está a debate, por lo que ha reclamado una «revisión profunda» que muestre en qué y cómo se está gastando el dinero.

CONSULTA SOBERANISTA

Sobre la celebración de una consulta soberanista en 2014, Camacho ha vaticinado que no se va a llevar a cabo, y ha asegurado que tanto el presidente de la Generalitat, Artur Mas, como el líder de ERC, Oriol Junqueras, son conscientes de ello.

Sin embargo, ha rechazado que el proceso pueda desembocar en unas elecciones anticipadas en clave plebiscitaria, y ha pronosticado que tanto CiU como ERC van a intentar agotar la legislatura.

Según Camacho, a los nacionalistas no les interesa adelantar los comicios porque tienen malas expectativas electorales, mientras que, a su juicio, a ERC tampoco le interesan porque no quiere gobernar afrontando una situación de crisis con Cataluña «casi en quiebra».