2

El conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, ha defendido hoy la política de defensa de la actividad agraria, protección de la naturaleza y mejora del transporte público que su departamento viene realizando y seguirá llevando a cabo en 2014 con un presupuesto de 287 millones de euros.

En su intervención en el debate de Presupuestos que desde ayer se celebra en el Parlament balear, Company ha resumido los ejes esenciales de la previsión de gasto de su Conselleria, que crece un 4,5 % respecto a 2013.

El conseller ha subrayado su «compromiso» con el sector primario y con la protección del medio ambiente mediante la mejora de los recursos de prevención y lucha contra incendios.

En este último ámbito, ha resaltado que se dedicarán 300.000 euros a la restauración de la zona quemada por el gran incendio del verano pasado en Andratx y Estellencs.

También ha detallado las mejoras en las partidas para las depuradoras, las instalaciones de abastecimiento de agua y la limpieza de torrentes.

Asimismo, ha incidido en que su política de racionalización del transporte público ha logrado incrementar el número de usuarios al tiempo que se reduce el coste de los servicios.

Intereses

En la misma línea, la diputada del PP Virtudes Marí ha asegurado que «los presupuestos responden a los intereses de los ciudadanos» y ponen de manifiesto la importancia que el Govern da a las materias enmarcadas en Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, que es el tercer departamento con más dotación tras Sanidad y Agricultura.

El socialista Damià Borràs ha criticado la opacidad de la previsión económica de la Conselleria de Company y su política dirigida a favorecer el crecimiento urbanístico a costa de «un territorio de una debilidad ambiental extraordinaria».

Además, ha acusado al conseller de cargarse el transporte ferroviario al confundir «negocio y rentabilidad social».

En nombre de MÉS, Antoni Alorda, ha reprochado a Company su «política antimedioambiental», que se consolidan con los presupuestos de 2014, y le ha echado en cara que fomente «el urbanismo como panacea» y premie «a los infractores con amnistías».

«Somos una potencia turística mundial con un gasto medioambiental miserable», ha manifestado el diputado nacionalista, que igualmente ha censurado la renuncia a los proyectos de extensión del ferrocarril en Mallorca por la negativa del Gobierno central a realizar inversiones.

Los distintos intervinientes en el debate han hecho alusiones a la corrupción, los de la izquierda referidas a los casos de Jaume Matas y miembros de su Govern y los del PP a la integración de Unió Mallorquina en el último Pacto de Progreso.

Esto ha hecho que diputados de uno y otro bando se increparan desde sus escaños al margen del debate, en particular cuando la portavoz adjunta de MÉS ha puesto una caja de Cola Cao sobre su escaño en alusión al caso Scala.