palma presentacion anuario de l'envellament foto morey

El Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS) detecta cada año en la Isla 160 personas mayores en situación de riesgo. Así lo expuso Robert Fernández, uno de los autores de un capítulo del Anuari de l'Envelliment - que se presentó anoche- y que elabora la UIB bajo la dirección de la doctora Carme Orta, con la colaboración del Govern y el Consell y el apoyo de la Fundació Guillem Cifre de Colonya. Fernández explicó que de estas 160 personas, aproximadamente un 40 % ha tenido que ingresar en algún centro al encontrarse en una situación de riesgo elevado.

Ese capítulo analiza el programa de prioridad social del IMAS, que se centra en la gente mayor. Un 75 % de las demandas provienen de Palma, mientras que el 25 % restante de la Part Forana. En este sentido, los expertos explicaron que esa cifra demuestra que la exclusión social «va más allá que los ingresos económicos». Así, detallaron que el ámbito rural «ofrece una mayor protección a las personas mayores» y que, a diferencia de lo que ocurre en las grandes urbes, en los pueblos «es impensable que una persona duerma en la calle en un pueblo pequeño, donde los vecinos suelen ser más solidarios».

Por su parte, Biel Gelabert, autor del capítulo sobre el envejecimiento de las personas sin techo, explicó que desde el 2005 hasta la actualidad el nombre de usuarios mayores de 64 años atendidos en el albergue de Ca l'Ardiaca se ha reducido a la mitad. Un descenso que atribuyen al trato de ese sector como casos de emergencia especial junto con una mejor coordinación con el equipo de gente mayor del IMAS.

Pensiones

Por su parte, la doctora Carme Orte consideró que el factor tiempo «debe tenerse en cuenta a la hora de valorar las pensiones». Sostiene que se trata de un factor que está relacionado con el equilibro entre lo que se da y lo que se recibe, por lo que el cálculo de las pensiones «debería de introducir» ese tipo de variables cualitativas. Asimismo, Orte reivindicó una mayor prevención en la salud de cara a la mayor esperanza de vida.

El Anuario cuenta con hasta veinte trabajos realizados por 54 autores que analizan aspectos diversos de la realidad de los mayores de Balears. Así, se trata el futuro de las pensiones, la memoria, la nuevas tecnologías, el envejecimiento activo, entre otros.