Los planes de «racionalización» del patrimonio inmobiliario del Ministerio de Defensa incluyen el cierre y posterior venta del Centro Deportivo Socio-Cultural Militar de la Torre d'en Pau, un club reservado a los suboficiales y clase de tropa que se encuentra en un enclave privilegiado, frente a la playa de Cala Gamba, en la barriada palmesana del Coll d'en Rebassa.

La decisión figura en la denominada 'Propuesta de Racionalización y Utilización Eficiente del Patrimonio Inmobiliario del Ministerio de Defensa' (Prepidef), en cuya primera fase también incluye otros inmuebles en las Islas adscritos a este departamento ministerial. Así figuran, en Mallorca, el traslado de las dependencias de la Jefatura de Intendencia Administrativa, que en la actualidad se encuentran en el cuartel de la calle del Mar, a la base Jaime II. El edificio quedará adscrito el Museo Militar del Castillo de San Carlos y se destinará a albergar exposiciones temporales.

Baterías de costa

La propuesta del Ministerio de Defensa también alcanza diversos campos de maniobras y tiro que todavía se mantenían operativos en Mallorca.

Se trata, según figura en el Prepidef, del cual sólo se ha dado a conocer la primera fase, que se ha hecho público, de las baterías de costa que se encuentran en Cap Blanc y Cala Carril, ambas en el término municipal del Llucmajor.

Otra batería de costa que también tiene previsto enajenar Defensa es la de Rafeubetx, en el término municipal de Calvià, entre el Banc d'Eivissa y el Morro d'en Feliu.

La redacción del Prepidef alcanza a la práctica totalidad de las instalaciones militares que se encuentran repartidas por toda España sobre las que se realizan diferentes propuestas de cierre, cambio de uso, cierre parcial, agrupación... unas actuaciones que está previsto realizar entre los años 2014 y 2017. La planificación corre a cargo de la Dirección General de Infraestructuras del Ministerio de Defensa. En total serán 49 actuaciones sobre 109 instalaciones, la cuales deben suponer un ahorro anual de 15 millones de euros.

No obstante, el propio documento admite que «debido a la situación actual del mercado inmobiliario resulta prematuro hacer previsiones sobre los posibles ingresos por la venta de inmuebles y propiedades».

Por lo que hace referencia a Mallorca, algunas de las parcelas tienen un indudable interés para el mercado inmobiliario.

Club militar

La 'joya' que Defensa tiene previsto poner a la venta en Mallorca es, sin duda, el club militar de la Torre d'en Pau, que ocupa una parcela de 9.100 metros cuadrados junto al antiguo cuartel que fue cedido al Ajuntament de Palma. Este centro deportivo socio cultural militar es utilizado por los suboficiales y la clase de tropa, los cuales pueden hacer uso de una piscina, dos pistas de tenis, una de futbito y otras instalaciones deportivas, además de disponer de un bar, restaurante, diversas terrazas y aparcamiento.

Este club, situado frente a la playa de Cala Gamba, en la barriada del Coll d'en Rebassa, tiene todos los requisitos para ampliar la pujante oferta de beach club que salpican la costa mallorquina en los últimos años dada su privilegiada ubicación sobre la bahía de Palma.

Respecto a los actuales usuarios de aquellas instalaciones, las fuentes consultadas han confirmado que serán absorbidos por el club militar de Es Fortí, reservado hasta ahora para los oficiales, en la calle de Miquel dels Sants Oliver y que cuenta con unas instaciones en la antigua playa militar de Illetes.

Una prueba de la rapidez con la que están avanzando los trabajos de enajenación del club de la Torre d'en Pau es que hace apenas unos días fue objeto de una visita por parte de una numerosa comisión de militares, los cuales realizaron un detallado recorrido por su interior para conocer su estado de conservación y posibilidades urbanísticas para su posterior venta.

Espacios protegidos

Más complicada parece la venta de las baterías de costa de Cap Blanc, Cala Carril, ambas en Llucmajor, y la de Rafeubetx, esta última en Calvià.

Estas parcelas, situadas sobre los acantilados que flanquean la bahía de Palma, se encuentran con importantes limitaciones urbanísticas que podrían dificultar, al menos a corto plazo, su salida al mercado.

Cabe señalar que el Prepidef no detalla, en ningún caso, ni la valoración ni la extensión de los inmuebles que se pretenden enajenar.

Esta propuesta del Ministerio de Defensa es posterior a la dada a conocer el pasado mes de julio por el titular del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, el cual anunció la venta de 43 fincas de titularidad estatal -entre ellos diversos cuarteles, baterías de costa y terrenos del aeródromo de Son Bonet-, además de otros 20 inmuebles de diferente tipología en el conjunto de Balears. Esta oferta, al igual que en el caso de Defensa, pretende obtener recursos para las arcas públicas.