Imagen de archivo de dos jóvenes paseando sin camiseta y en bañador por Palma. | S. AMENGUAL / F. CAVADA

131

El Ajuntament de Palma está estudiando prohibir que se pueda ir por las calle sin camiseta o en bañador. No obstante, quedarían exentos de esta prohibición los paseos de primera línea de playa y evidentemente las playas. El regidor de los distritos Centre i Platja de Palma, Joan Pau Reus, pone como ejemplo que la primera línea de Platja de Palma o de Can Pere Antoni no se verían afectadas por esta normativa, que sí afectaría al Passeig Marítim. Reus argumenta que se permitirá ir en bañador o sin camiseta en la primera línea que está junto a la arena de la playa, pero no en la del puerto como es el caso del Maritim.

El regidor sostiene que se trata de una reivindicación realizada por los vecinos, que no consideran estético que haya turistas que vayan en bañador o sin camiseta por zonas tan emblemáticas como la Seu.

Reus explica que esta prohibición se incluirá en la ordenanza de Convivencia en la que está trabajando el equipo de gobierno. Para este apartado en concreto, señala que han tomando como documento base la ordenanza de Barcelona, que en mayo de 2011 ya prohibió ir sin camiseta o en bañador por la calle.

Sanciones

En relación al apartado sancionador, la futura ordenanza prevé multar a las personas que vayan en bañador o sin camiseta por la calle. No obstante, Reus puntualiza que aún no se ha concretado la cuantía, aunque sí adelantó que serán leves.

El regidor también destaca que la Asociación Hotelera de Palma y Platja de Palma desempeñarían un papel informativo muy importante, ya que trasladarían a los turistas esta prohibición; además, Cort instalaría carteles informativos, similares a los existentes para mantener limpias las playas.

El primer borrador de la ordenanza de Convivencia estará redactado el próximo mes de septiembre. A partir de entonces el equipo de gobierno municipal se lo presentará a la oposición, asociaciones de vecinos, empresarios y todas las entidades que puedan verse afectadas. Reus reitera que poder aprobar la ordenanza de Convivencia de forma consensuada es fundamental.