Pulsa sobre la imagen para ampliar el gráfico de "Indicadores del sector de la restauración en Mallorca" | Redacción Digital

43

La presidenta de Restauración CAEB-Mallorca, Pilar Carbonell, afirma que la facturación en el sector de la restauración «ha bajado en lo que llevamos de temporada un 17 % de media, afectando ello a la propia rentabilidad de las empresas, como así lo está demostrando la encuesta que estamos realizando en las principales zonas turísticas de la Isla».

Cafeterías, restaurantes y bares de Andratx, Calvià, Alcúdia, Palma y Sóller están siendo encuestados estos días para detectar el nivel del gasto turístico. Carbonell señala que «de cada tres restaurantes, dos están facturando menos que 2012, pese a la mayor afluencia turística que la Isla está teniendo este verano, lo que pone de manifiesto su poder adquisitivo. Se pasean y punto».

Para el presidente de Restauración-PIMEM, Alfonso Robledo, «todo el negocio de restauración que dependía hasta la fecha del turismo español, es el que peor lo está pasando. También hay que puntualizar que la oferta de restauración de alta gama es la que mejor está funcionando en la Isla, como sucede en Puerto Portals, Port Adriano, Port de Andratx y Port de Sóller».

Todo incluido

Ambas patronales coinciden en criticar, asimismo, el efecto de la oferta hotelera del todo incluido en la restauración de Mallorca.

Carbonell afirma que esta oferta de alojamiento «va al alza y ni la Federación Hotelera de Mallorca ni la Conselleria de Turisme son capaces de indicar cuántas plazas hoteleras en estos momentos se comercializan bajo esta modalidad. Hemos pasado del 17 % de las plazas y sospechamos que en estos momentos está cercana al 40%, lo cual es una barbaridad y repercute de lleno en la oferta de restauración de Mallorca».

A parte del todo incluido, los restauradores ponen de manifiesto que la adversa climatología habida en junio, «ha repercutido negativamente en la oferta de restauración en las zonas turísticas».

Tanto CAEB como PIMEM reconocen el efecto positivo del turismo de cruceros en el centro de Palma, que genera que bares, cafeterías y restaurantes ubicados en las calles de Antoni Maura, la Lonja y el Passeig des Borne registren incrementos de sus cajas de hasta un 30 %.

Sobre otras zonas de Palma, como Santa Catalina o el Passeig Marítim, Restauración CAEB-Mallorca muestra la preocupación de restauradores porque ha bajado la actividad y, en consecuencia, «la facturación en muchos negocios».

Hoteleros y touroperadores, por su parte, critican la evolución al alza de los precios en parte de la oferta de restauración de Mallorca, «lo cual podría explicar que el turista que llega a la Isla se encuentra con precios más que exagerados en algunos restaurantes, cafeterías y bares y opte, en consecuencia, por no consumir».

Respecto al alza de la oferta del todo incluido, hoteleros de Mallorca reconocen que hay establecimientos que no se comercializan como todo incluido, pero luego ofertan a los turistas dicha posibilidad durante su estancia vacacional en la Isla.

Pilar Carbonell pide a la Conselleria de Turisme que controle esta actividad, «porque la Isla puede que tenga más visitantes y turistas que nunca, pero a la hora de la verdad lo que importa es el gasto turístico que realizan, que es el que tiene impacto en el PIB de la Isla».