La modificación de la ley provocó el desmarque de Pastor del PP y, por ello, su expulsión. | Joan Torres

58

El Govern dejará que los municipios exijan el catalán para acceder a la Administración -y no que sea un mérito como marca la ley-, siempre que en todas y cada una de las plazas se justifique la necesidad de conocer el catalán para cubrir este puesto.

Núria Riera, consellera d'Administracions Públiques, aseguró que el Govern tiene la voluntad de respetar la autonomía municipal, pero siempre que los ayuntamientos cumplan la ley, es decir, justifiquen debidamente por qué el catalán se considera una exigencia y no un mérito.

Requerimientos

De hecho, Riera explicó que, hasta la fecha, el Govern ha presentado requerimientos a los municipios que no han hecho esta justificación que le exige la ley. Aclaró, en todo caso, que estos controles de legalidad que debe hacer el Govern de la Comunitat no ha implicado en ningún caso impugnar los acuerdos municipales. «Simplemente se les ha requerido más información y que detallen las razones de su decisión», afirmó Riera, que negó, en cualquier caso, que el Govern haya cambiado de estrategia.

«Estamos siguiendo la misma línea desde que se aprobó la modificación de la ley», señaló Riera.

Según la documentación remitida por el Govern a requerimiento del diputado de Més per Menorca Nel Martí, a lo largo de 2012 se han impugnado acuerdos de los ayuntamientos de Son Servera, Banyalbufar, Campanet, Petra y Algaida, si bien el Govern precisa en su respuesta que por «impugnación» debe entenderse como «ejercicio del control de legalidad».

En una comparecencia parlamentaria celebrada la semana pasada, en la que Riera explicó sus líneas de trabajo para los próximos meses, Riera insistió en defender la «autonomía municipal» en la toma de decisiones.