La protesta se llevó a cabo frente a la sede del PP en Palma.

9

Entre 150 y 200 personas, la mayoría de ellas mujeres, participaron ayer tarde en un escrache frente a la sede del PP en Palma para protestar contra la reforma de la ley del aborto, portaban maletas como símbolo de las mujeres que viajaron al extranjero para interrumpir sus embarazos y manojos de perejil por sus propiedades abortivas.

En la concentración, se corearon gritos a favor del aborto libre y gratuito, que también se gritaban en las calles de toda España en los años 80 y otros lemas como «nosotras parimos, nosotras decidimos», «el aborto: ni pecado ni delito» o «derecho a decidir».

En alusión al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, gritaron «hasta los ovarios de ministros cavernarios» y otros lemas como «fuera los rosarios de nuestros ovarios», «no queremos volver al perejil» o «este Gobierno mata a las mujeres», entre otros.

Dos representantes de los distintos colectivos feministas convocantes del escrache dejaron, por debajo de la sede del PP, un documento con las reivindicaciones.

La portavoz de las convocantes, Nina Parrón, afirmó que se trataba de una protesta justa, porque la reforma de la ley del aborto que prepara el Gobierno «quitar los derechos sexuales y reproductivos a las mujeres y regresar a los años ochenta».

«En el caso de que la ley no incluya la malformación del feto como causa de aborto, nos trasladamos al medievo y no se puede permitir», afirmó Parrón.

Entre los manifestantes había representantes de la coalición Més y de EUIB.