Un grupo de personas han protestado contra la polémica ley del Aborto de Gallardón.

8

Unas 150 personas se han concentrado esta tarde frente a la sede del PP balear en Palma para protagonizar un escrache contra la reforma de la ley del aborto, portando maletas como símbolo de las mujeres viajaron al extranjero para interrumpir sus embarazos y manojos de perejil por sus propiedades abortivas.

Los manifestantes han recuperado gritos a favor del aborto libre y gratuito, coreados en las calles en los años 80 como: «nosotras parimos, nosotras decidimos», «derecho a decidir» o «el aborto: ni pecado ni delito».

A ellos se han añadido otros dedicados al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, como «hasta los ovarios de ministros cavernarios», o «este Gobierno mata a las mujeres», así como «fuera el rosario de nuestros ovarios» y «no queremos volver al perejil».

La concentración palmesana forma parte de las convocadas en toda España por distintos colectivos ciudadanos. En el caso de Ciutat, los organizadores eran Dret a decidir, Dones per a la Salut, Médicos del Mundo, Feministas en acción y Asamblea antipatriarcal.

La portavoz de los convocantes, Nina Parrón, ha justificado la protesta porque la reforma de la ley del aborto que prepara el Gobierno supone «quitar los derechos sexuales y reproductivos a las mujeres y regresar a los años ochenta». «En el caso de que la ley no incluya la malformación del feto como causa de aborto, nos trasladamos al medievo y no se puede permitir», ha afirmado.

Entre las manifestantes estaba la diputada de MÉS Fina Santiago que ha criticado una ley de plazos que considera «una involución» por parte del Gobierno del PP, cuando en ningún país europeo se ha vuelto atrás después de haber alcanzado un acuerdo en una legislación de este tipo.

Santiago ha defendido la legislación vigente porque considera que permite que las mujeres puedan abortar de forma responsable, «cuando lo consideren y sin que deban estar tuteladas para hacerlo».

La diputada nacionalista considera que el Gobierno del PP «tiene una influencia enorme de la Iglesia Católica y quienes rigen en temas de cultura y derechos son la derecha más extrema».

También han participado en la protesta el coordinador de EU en Baleares, Manel Carmona y el responsable de la formación en Palma, Alejandro Aparicio.