Biel Caldentey, Katiana Vicens y Lorenzo Bravo, durante la rueda de prensa de esta mañana.

39

Los sindicatos UGT, CCOO y STEI-i hicieron ayer un llamamiento a los ciudadanos para que salgan a la calle y participen en la manifestación convocada para mañana miércoles 1 de mayo, Día del Trabajo, y luchen por sus derechos porque los recortes y medidas que están imponiendo los gobiernos y la troika parece que «no tienen límite».

Así lo afirmaron ayer los secretarios generales de las tres organizaciones sindicales Katiana Vicens (CCOO), Lorenzo Bravo (UGT) y Biel Caldentey (STEI-i), invitando a los ciudadanos a participar en las manifestaciones de Palma (a las 12.00 horas en la Plaça d´Espanya), Maó y Eivissa.

Fracaso

La secretaria general de CCOO criticó «el fracaso absoluto de las medidas y recortes impuestos bajo la troika» y apostilló que «cada año los trabajadores tienen más motivos para salir a la calle y reivindicar sus derechos porque esta gente no tiene límites» y que el president Bauzá «sólo se preocupa de su farmacia».

Por su parte Biel Caldentey afirmó que no se está llevando a cabo una política de austeridad, sino «un auténtico austericidio» y el secretario general de UGT añadió que «España parece un orfanato que sin padre, ni madre, se encuentra en manos de ‘Merkelmeyer’», en alusión a Angela Merkel.

Bravo añadió que «nunca en tan poco tiempo nos han quitado tantas cosas» y aludió a los problemas de vivienda, empleo, convenios laborales, educación pública, sanidad o dependencia.

Por otra parte Bravo criticó que los ciudadanos no se movilicen más para defender unos derechos que «tanto tiempo nos ha costado conseguir» y añadió que «aunque el miércoles seamos los 500 de siempre» protestarán contra las políticas laborales y sociales.