Vocales de la nueva ejecutiva de la Asociación de Fiscales elegida en Palma.

4

La Asociación de Fiscales criticó ayer en Palma la política de recortes que lleva a cabo el Gobierno y alertaron sobre la repercusión que tendrá la falta de medios en la calidad de la administración de la Justicia.
Isabel Vázquez vocal de la Asociación de Fiscales, manifestó ayer en el Congreso Ordinario de la Asociación que «si los recortes materiales y humanos continúan por esta vía, nuestro trabajo será casi imposible de realizar», dijo.
«Reclamamos, dentro de los límites de la situación de crisis económica, los mayores esfuerzos para que la Justicia pueda ejercerse y garantizar una calidad para el ciudadano, que es quien importa verdaderamente aquí», explicó Vázquez.
La ejecutiva de la Asociación de Fiscales (AF), que agrupa al 25 % de los miembros de la carrera, tendrá por primera vez un representante de Balears, la fiscal Laura Pellón, que ha sido elegida vocal.


Congreso

La entidad ha celebrado este fin de semana su XIX congreso ordinario, en el que se ha renovado la ejecutiva y se han marcado las líneas programáticas que marcarán su actuación para los dos próximos años.
La nueva ejecutiva estará presidida por Concha Talón, y entre sus vocales figurará la fiscal de Balears Laura Pellón, así como Lucía Bachero, Isabel Vázquez, Emilio Frías, José Ortiz y Rosa Rubio y se repartirán por zonas la representatividad de toda España.
La nueva ejecutiva de AF se ha comprometido a defender el Ministerio Fiscal y la carrera profesional y a luchar por la mayor autonomía, imparcialidad y no sujeción del ministerio Fiscal a los poderes públicos.

Estatuto

Considera imprescindible un nuevo Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal que profundice en la independencia necesaria en el ejercicio de sus funciones, que se potencie el papel del Consejo Fiscal y dotar a al ministerio público de un presupuesto individualizado que le permita «desplegar sus funciones sin la dependencia económica del Poder Ejecutivo».
La Asociación de Fiscales ha defendido además los derechos retributivos de todos los miembros de la carrera fiscal y su equiparación con la carrera judicial «como parte esencial de su reconocimiento personal y prestigio profesional».