El presidente del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares, Antoni Terrasa. | Joan Torres

2

Los órganos judiciales de Balears tenían 76.775 asuntos pendientes de resolución a 31 de diciembre de 2012, lo que supone un descenso del 10,15 % respecto a 2011 que se ha logrado porque, a pesar de un aumento del 2,62 % en litigios registrados, también han aumentado los resueltos por los jueces en un 6,23 %.

Los datos pertenecen a la «Memoria de 2012 del Estado, Actividades y Funcionamiento del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares» (TSJIB) que ha dado a conocer hoy su presidente, Antoni Terrasa, que ha destacado que aunque hayan ingresado más asuntos en 2012 «el hecho de que los jueces hayan tenido capacidad de resolver más cantidad, ha dado pie a que se haya podido recuperar pendencia en un 10,15 %».

Terrasa ha subrayado que «es significativa la reducción de asuntos pendientes aunque no se traslade a que el ciudadano lo perciba» y a pesar de que el remanente de asuntos pendientes es «importante», con esos 76.775.

En 2012 ingresaron en los juzgados 228.876 asuntos, pero se resolvieron más, un total de 239.988. La reducción de asuntos pendientes del 10,15 % consolida el descenso iniciado en 2011 cuando hubo una bajada del 6 %. En 2010 aumentaron un 8,9 %, en 2009 el crecimiento fue del 5,3 % y en 2008 del 12,8 %.

Terrasa ha destacado que Balears está por encima de la media estatal en número de jueces por 100.000 habitantes, con 11,7 frente a la media nacional de 11; pero también se sitúa por encima en tasa de litigiosidad, con 200,4 asuntos frente a los 191,6 de promedio estatal.

La carga de litigiosidad se refleja especialmente en las secciones penales de la Audiencia Provincial de Palma, según el presidente del TSJIB, que son las que juzgan asuntos más complejos, como juicios largos y por corrupción, son «los órganos que tienen una situación más difícil» y sus jueces son los que solicitan traslado con más frecuencia.