Cientos de personas tuvieron que hacer cola para poder entrar en la nueva tienda de Brico Depôt en Palma. | Pere Bota

59

La inauguración de la nueva tienda en Palma de Brico Depôt colapsó la circulación en la vía de cintura e hizo casi imposible acceder con normalidad al polígono industrial de Levante donde se encuentra ubicado el nuevo centro comercial. Desde primeras horas de la mañana –algunos clientes ya esperaban desde las seis– cientos de personas hacían cola para entrar en el establecimiento cuando abriera sus puertas. El éxito ha sido tal que la vía de cintura estuvo colapsada por el intenso tráfico hasta bien entrada la tarde. Los alrededores del centro eran un hervidero de coches que intentaban aparcar en cualquier lugar para poder acudir a realizar sus primeras compras.

Fuera del recinto, la Policía Local y los hombres de seguridad de Brico Depôt intentaban poner orden para facilitar al máximo que todos los clientes pudieran entrar en el establecimiento. Y si fuera del centro era imposible dar un sólo paso, la situación en el interior del local era muy similar. Todos los pasillos estaban repletos de gente en busca de la mejor oferta y cientos de personas cargaban con sus compras intentando dirigirse hacia las cajas para poder salir del recinto. Otro aspecto importante de esta inauguración es la creación de 60 puestos de trabajo directos y otros tanto indirecto.

La firma Brico Depôt, junto con B&Q, Castorama, Acrewfix Direct, Koçtas y Hornbach forman parte del Grupo Kingfisher, líder europeo y tercer grupo a nivel mundial en el sector del bricolaje y la construcción. Se trata de un grupo con más de 900 establecimientos que está presente en ocho países. Desde ayer ya está presente en la sociedad mallorquina para intentar facilitar una vida más cómoda con importantes ofertas en toda su gama de productos que, por lo visto en su inauguración, cuenta con el visto bueno de los ciudadanos de Mallorca.

Los valores que identifican a Brico Depôt

Brico Depôt basa su política empresarial en la satisfacción y la mejora de la calidad de vida de sus clientes, proporcionándole las máxima facilidades para garantizar que encuentren de la forma más sencilla posible el producto que más se adapta a sus necesidades. Para ello se basan en cuatro principios básicos que sigue a toda costa: democratización de precios, amplio volumen de stocks e inmediata disponibilidad, alta calidad y proximidad y cercanía con las localidades en las que desarrolla su actividad.