Bartomeu Servera, presidente de la Asociación de Distribuidores y de Afedeco. | S. Amengual

2

El Consell de Govern tiene previsto hoy aprobar los nuevos impuestos medioambientales, los cuales han sido criticados duramente por todas las patronales y sectores empresariales afectados, por entender que afectarán a la competitividad económica y turística de Balears y, especialmente, a los ciudadanos de las Islas.

CAEB y PIMEM critican duramente la falta de diálogo habida y el hecho de estos impuestos, que no son finalistas ni medioambientales, se crean para hacer «caja».

El presidente de CAEB, Josep Oliver, llega a afirmar: «El Govern hace todo lo que puede, pero no se si sabe lo suficiente, ya que esto es otra cosa. Ellos trabajan, pero se aprecia falta de coordinación en algún caso. Además, el equipo económico está formado por gente que lleva poco tiempo en la Administración y se aprecia una falta de rodaje. Nosotros no tenemos por qué intervenir, el que los ha puesto tiene que rectificar y corregir el camino. Siempre hay un responsable».

Oliver añade que el malestar empresarial «sigue aumentando». En su opinión, «los políticos están para solventar problemas y no para crearlos. Lamentablemente se han creado inquietudes innecesarias. Todo esto redunda en la economía. Considero que se podían haber explicado mejor estos nuevos impuestos, consultados y consensuados con las partes afectadas. Siempre es saludable que antes de tomar una decisión se debe conocer de antemano la opinión del sector privado y hay la sensación, en este sentido, de que no se consulta. Hay mucha preocupación, porque los temas impositivos crean desazón».

Pymes

Jaume Xavier Roselló, presidente de la PIMEM, muestra su total desacuerdo con la política económica del Govern.

«El malestar del autónomo y pequeño y mediano empresario de Mallorca ha ido incrementándose a lo largo de estos meses, hasta llegar a la decepción e indignación por la situación económica que sufrimos. Basta recorrer Palma y polígonos para comprobar diario cierre de negocios, locales abandonados, consumo casi nulo y un índice de paro de más del 24 por ciento».

Roselló puntualiza que «se ayuda a sanear la banca, pero ésta sigue sin dar crédito a las empresas. Y la inversión pública es casi nula. Es necesario decir basta ya a los recortes y austeridad porque éstos están ahogando a empresas y familias».

Para el presidente de la PIMEM, el Govern que preside José Ramón Bauzá ha incumplido muchas promesas electorales. En este punto, Roselló critica la política que se está llevando a cabo con las pequeñas y medianas empresas. «Tampoco ha demostrado su apoyo a las pymes del sector del comercio, muy al contrario: en su política comercial ha optado por la liberalización horaria y de rebajas y su apoyo a las grandes superficies y cadenas comerciales foráneas. De ahí las continuas protestas del sector, materializadas en una manifestación conjunta de las dos patronales de comercio, convocatoria que apoyó PIMEM. Además, se nos prometió que no iban a subir impuestos y vemos lo contrario. Lo último, la creación de una tasa de envases, para la que además se reúne con las multinacionales del sector y margina a la industria local».