Un grupo de estudiantes del IES Francesc de Borja Moll ha protestado contra la supresión del servicio de seguridad en el centro. | M. À. Cañellas

19

Decenas de alumnos del IES Francesc de Borja Moll de Palma se sumaron ayer, apoyados por padres, madres y profesores, a la jornada de manifestación pública para reclamar de la Conselleria d’Educació que vuelva a dotar al centro del servicio de seguridad que prestó servicio hasta el pasado mes de diciembre.

La jornada de protesta se inició a primera hora de la mañana con una concentración de estudiantes a las puertas del centro escolar, en la que se exhibían pancartas alusivas a su reivindicación, y a la que se sumaron miembros del equipo docente.

Posteriormente los concentrados marcharon hasta la sede palmesana de la Conselleria, a cuya puerta escenificaron nuevamente sus protestas. Una comisión de alumnos quiso entrevistarse con algún responsable del Govern balear en materia educativa para explicar su petición pero la iniciativa no tuvo éxito.

El director general balear de Infraestructuras Educativas, Gillem Estarellas, se expresó a través de YouTube respecto a la protesta estudiantil de ayer señalando que la Conselleria pretende un acuerdo con el Ajuntament de Palma para que la vigilancia en los centros escolares de Ciutat esté a cargo de la fuerza policial del municipio, y agradeció a los directores de otros colegios palmesanos que también se han quedado sin vigilancia a cargo de seguridad privada -por motivos presupuestarios- su disposición a tratar el asunto con el Govern.

Noticias relacionadas