Uno de los camiones procedentes de Sabadell, vertiendo el contenido en Son Reus. | Jaume Morey

0

El PSIB y el PSM-Iniciativaverds-Entesa sembraron ayer de dudas todo el operativo que ha puesto en marcha el Consell de Mallorca para tratar residuos sólidos procedentes del extranjero en Son Reus y lo cuestionaron absolutamente todo: desde el origen de «la basura» hasta el destino final. Llevaran su ofensiva a los foros políticos, a las redes sociales, a los plenos del Consell y a los tribunales. Ayer anunciaron aun recurso de reposición.

Joan Font y Jaume Garau, portavoz del PSM y PSIB respectivamente en el Consell, dijeron que «nos están mintiendo desde el principio y Tirme y el Consell han optado por el oscurantismo».

Según Joan Font «aunque la basura procediera de Sabadell, no tenemos muy claro que venga de allí ni que el volumen sirva para garantizar que no suba la tasa. Pensamos que todo es un inmenso fraude, que la tasa de basura se incrementará y que ni siquiera se está incinerando, sino que se está amontonando en Son Reus».

Piden la dimisión

«Lo que tenemos muy claro es que Catalina Soler [consellera insular de Medi Ambient] la ha pifiado desde el primer momento y que tiene que dimitir o ser destituida», aseguró Font que añadió que «están mintiendo desde el primier momento y ahora incluso se pone en duda que pese a traer mierda de Europa no se pueda garantizar que no suba la tarifa».

Catalina Soler negó todas las «dudas» que plantea la oposición, tal como se informa en esta misma página.

Soler dijo que no tienen ninguna intención de dimitir y explicó que los residuos que se traen de Sabadell eran los que antes iban destinados a la cementera de Lloseta.

«El contrato es para transportar 40.000 toneladas de aquí a final de año pero estamos negociando con otros lugares de Europa», dijo.

Font y Garau presentaron un recurso de reposición contra el acuerdo del pleno del Consell que autorizó el operativo para transportar residuos y quemarlos en Son Reus.